Solo falta uno… o dos / #PisandoElÁrea / Reynaldo Márquez

407Por: Reynaldo Márquez

Despectivamente le dicen “el literato”, “el filósofo” pero cuando hablan de futbol, los argumentos de Osorio suelen ser discutibles por tipos con micrófono o teclado (profesionales o aficionados), pero irrebatibles con argumentos superiores, sencillamente porque contra el resultado, la forma queda en segundo término.

Si Osorio llevó al Tri al Mundial de la manita –igual que Lavolpe– resulta extraño que al argentino le quemaran incienso y le llevaran ofrendas como a un tlatoani y al colombiano lo hagan trizas.

La rotación de jugadores y de funciones específicas en la cancha pueden ser total y absolutamente cuestionables, pero el resultado ahí está.

Los puristas, que jamás en su cochina vida han visto a una selección jugar bonito, espectacular y aparte bien y efectivo (no en este país) de pronto se sienten con derecho a exigir algo que ni siquiera conocen…. ¿de qué me hablan?

El duelo frente a los suplentes de Bosnia fue el partido de la esperanza para una decena de tiradores que quieren los puestos 22 y 23 que le falta ocupar al profesor Osorio, de cara a la justa mundialista.

Porque, que sepamos, ya tiene 21 amarrados.

Cuéntele… Arqueros: Ochoa y Corona.

Defensas: Márquez, Alanís, Layún, Moreno, Araujo, Ayala, Torres Nilo y Reyes.

Volantes: Aquino, Guardado, Jonathan Dos Santos, Herrera y Giovani.

Atacantes: Corona, Vela, Oribe, Jiménez, Hernández y Lozano.

El otro arquero es o Tala o Vera, perdón, o Tala o Cota; no Jonathan, ni Lajud.

Defensas:, andan volando por ahí todavía Carlos Salcedo, Luis Rodríguez y Chuy Gallardo.

Volantes, un montón: Molina, Damm, Víctor Guzmán, Elías Hernández, Orbelín, Pizarro, Fabián, tal vez Jorge Hernández y Jonathan González.

Y delanteros: Alan Pulido, Henry Martin y paremos de contar…

Podría sacrificar a Márquez y Oribe (creo que ronda en su cabecita es perversa idea) y tener dos plazas más… pero no sabemos exactamente qué piense el DT.

Lo que sí creo es que, ese juego ante los bosnios de Robert Prosinecky fue una pérdida de tiempo; no sé que haya visto Osorio, aparte de un impecable gol de Hugo Ayala.

Dos o tres corretizas sin sentido de aquí para allá, jugadores fuera de forma, de lugar, con indicaciones para hacer cosas que no dominan en sus equipos, con compañeros que jamás habían jugado juntos (salvo Vela y Gio o Molina; luego Aquino y Jonathan en el segundo), los demás traían una partitura diferente y desafinaron gacho.

Una pena que no pudiesen mostrar lo que saben, lo que motivó a convocarlos y los ilusionen en vano.

Ellos tambien son responsables de ser unas fieras en su club y patinar a la hora buena; relájense… no es Osorio el único malo del cuento.

Buen día para todos…

Share Button