El caso Arévalo-Jaguares es un asunto de impuestos

El uruguayo Egidio Arévalo ha encendido la polémica en el fútbol mexicano al revelar que el Club Jaguares retrasó su pago incumpliendo el plazo estipulado al día 30 de diciembre de 2016, razón por la que el equipo debió ser sancionado sin permitirle participar en el actual torneo Clausura 2017, de acuerdo con los reglamentos de competencia.

Lo que no denunció el futbolista fue que él se rehusó a cubrir los impuestos correspondientes al pago que le realizó el club chiapaneco a través de la Comisión de Controversias de la Federación Mexicana de Futbol.

A continuación el detalle de la operación y la negativa de Arévalo…

A finales de diciembre, Jaguares entregó a la Comisión de Controversias el pago para el futbolista. El órgano rector del fútbol en México corroboró que la entidad contara con los fondos suficientes.

Acto seguido, le solicitó al charrúa expidiera un recibo que soportara este pago con el correspondiente desglose del impuesto al valor agregado y el impuesto sobre la renta que a cualquier contribuyente le corresponde cubrir.

El jugador declinó liquidar estos impuestos argumentando un arreglo previo con el club de la selva; sin embargo, este movimiento se hizo a través de la Femexfut con lo que dicho acuerdo no tiene validez.

Una vez que las partes llegaron a un arreglo en este tema de impuestos, la FMF procedió a liquidar el adeudo, pero todo el trámite y negociaciones superaron por unos 15 días la fecha pactada, razón por la que Egidio argumentó el retraso de su penúltimo abono.

Según explicó el miércoles el presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, la dirigencia de Jaguares había cumplido en tiempo y forma con este pago al jugador, pero también detalló los movimientos administrativos internos que realizó la entidad para trasladar estos fondos.

Al jugador sudamericano todavía le resta un pago por cobrar pactado para ser liquidado el 30 de enero próximo.

Fuente: www.marca.com/claro-mx

Share Button